Jordi Costa. “El gran peligro del periodismo cultural es el lenguaje de la propaganda, que se está infiltrando en los medios”

Jordi Costa es crítico cinematográfico. Se pueden leer sus artículos en El País o Fotogramas, entre otros medios.

“Hablar de música es como bailar de arquitectura”. La frase, atribuida a Frank Zappa, ilustra perfectamente la sensación que se puede experimentar al analizar cualquier manifestación artística, ya sea para ensalzar su belleza, recomendar -o no- su visionado o desentrañar su significado. Cualquiera de estas tres acciones se encuentra en una crítica cinematográfica, y hoy nos sentamos con Jordi Costa para, rizando el rizo, cantar mientras bailamos. Vigilar al vigilante suele ser tan atractivo como satisfactorio.

jordi-costaCosta defiende su oficio, el de crítico de cine, como algo más que un instrumento con el que decidir si ver o no una película. Ante el peligro de sobreexplicar un film, apuesta por la búsqueda en el subconsciente del autor de significados más o menos ocultos dentro de sus obras.

“Todos nos hemos enfadado leyendo a Boyero, pero lo que me parece siniestro es el intento de lincharle”

Durante nuestra charla surgen nombres conocidos por sus críticas e históricos encuentros con cineastas: desde Truffaut y Hitchcock, hasta Bogdanovich y Ford. También aparece el nombre de Carlos Boyero, con el que Costa y Javier Ocaña comparten tribuna en el diario El País. El crítico defiende su labor y se coloca frente a quienes quisieron apartarle de sus funciones, encabezando campañas contra él.

“Creo que para un crítico de cine es una buena terapia hacer una película una vez en su vida”

Pocos, muy pocos, han sido los profesionales de la crítica que han dado el salto a la dirección cinematográfica, y Costa ha sido uno de ellos. De manera casi frenética, y abrazando los postulados del manifiesto #littlesecretfilm, ha dirigido en apenas un año dos largometrajes, Piccolo grande amore y La lava en los labios. Dos obras que destilan un profundo amor por el cine, que han sido realizadas con tanta pasión como poco presupuesto, y que han colocado a nuestro entrevistado al otro lado del espejo.

¿Y por qué entrevistamos a Jordi Costa en un garaje?, se pueden estar ustedes preguntando. No lo sabemos ni nosotros. Nos lo encontramos de repente vagando por ahí, le pusimos un micro, le apuntamos con cuatro cámaras y dos focos… y no supo decirnos que no. Así de sencillo. Todo muy #littlesecretfilm.

*Agradecemos a Jorge Brizuela su inestimable ayuda como operador de cámara, imprescindible para la realización de esta entrevista.

Music by:

snowflake / CC BY-NC 3.0
WordPress Video Theme designed by Theme Junkie