Iker se excita hasta el orgasmo accediendo a una webcam porno

webcam porno Iker es un chico de veintiséis años que trabaja como dependiente en una gasolinera mientras encuentra trabajo como electricista. A Iker le gusta mucho el morbo y es por eso que muchas tardes en las que viene con la testosterona por las nubes se conecta a una webcam porno en directo de una página WeB donde a cambio de un pago semanal con su tarjeta de crédito tiene acceso durante 120 minutos a la webcam porno que quiera para hacerse una buena paja viendo a una chica desnudándose y masturbándose en directo para él. Pero esta semana ha conocido a Olaya en el gimnasio, una universitaria con un cuerpo de escándalo y unas tetas muy bien puestas que se ha apuntado esta semana al gimnasio donde entrena Iker y al que ha llamado la atención así que el primer día que la vio hizo todo lo posible para charlar con ella y entablar una amistad que ha ido fraguando toda esta semana hasta conseguir su Whatsapp por donde estuvieron tonteando mucho anoche y a la que ha convencido para quedar esta noche de viernes para cenar juntos y después dar un paseo por la playa donde se terminarán enrollando antes de que se monten en el coche de Iker y se vayan a un descampado donde esta tetona universitaria poco tardará en hacerle una buena mamada a su polla antes de ponerse encima para votar como una puta hasta que sienta el semen de Iker dentro de su coño carnoso.